Estados orwellianos  

Muchas veces me he preguntado por qué es tan difícil encontrar cierto tipo de datos en la web. Si buscamos relevar los homicidios en el mundo y en la región, los buscadores nos conducen “obligatoriamente” a notas sobre femicidios y patriarcado.

Hace años que sabemos que la información está manipulada, pero con los datos que les voy a dar, no cabe duda que hay información prohibida, trucada y silenciada. Se busca crear un consenso social que fragüe la creencia en un patriarcado que alienta a los “hombres” a asesinar “mujeres” por ser tales, como cuando los nazis salían a cazar judíos por su condición. El patriarcado (hoy pieza de museo) es el origen de los males modernos y como remedio, nos proponen deconstruir la sociedad interviniendo desde la más temprana edad para moldear a las futuras generaciones.

La prensa repite que la Ideología de Genero defiende las libertades y la igualdad entre las personas. La verdad es perversa porque esta ideología pretende eliminar a la ciencia asumiendo que nacemos como una masa fluida y por medio de la manipulación de los niños, lograremos la plenitud.

Se busca eliminar la autoridad de la familia de incidir en la educación de sus hijos. En Canadá y Argentina ya se suprimió el instituto de la Patria Potestad y el Estado puede quitarte tus hijos ante conductas que estime atenten contra su libertad de género.

Esto incluye la negativa de hormonar a niños de 5 años y otros dislates.

La herramienta más escandalosa es la Educación sexual integral, ya aplicada en muchos países. Estos manuales hiper sexualizan a los pequeños, los someten a experimentos como el cambio de nombre, el uso de pelucas y disfraces, y la simulación de sexos diversos para que exploren y elijan “libremente” entre un abanico de 122 géneros diferentes.

La agenda también alienta a naturalizar las relaciones sexuales con niños, lo que abre la puerta a la legalización de la pedofilia, ya propuesta en varios países.

Días pasados me confirmaron lo que circula en la web hace tiempo y que ustedes pueden chequear en la página de la Universidad de Columbia y de Fundaciones como la Soros, la Rockefeller o la Fundación Ford.

Estas fundaciones aportan enormes sumas de dinero a las universidades para implementar lo que enuncian como políticas de equidad, de perspectiva de género, de inclusión etc. etc. En estas casas de estudio se eliminó la libertad de catedra y los profesores deben firmar contratos en los que se obligan a no discutir la Ideología de género, ni las agendas de género o manuales de educación sexual.

Se crea la figura de los “agentes de la inclusión” ( incluso su preparación figura en la currícula universitaria) destinados a infiltrarse en centros de enseñanza para denunciar todo lo que viole la agenda de género.

Hoy se expulsa de esos centros de enseñanza a todo el que hable de biología en la formación de las tendencias sexuales.

La biología esta proscripta en la agenda y se prohíbe a los profesionales a asistir en terapia a personas que manifiesten problemas en su identidad sexual.

También la prensa está cooptada y podemos ver en la web de la Universidad de Columbia que se destinan millones a promocionar la nueva visión de género. Uno en particular que lleva por nombre “Transnacionales de la fe” está encabezado por la escuela de periodismo de la Universidad de Columbia y en él participan 16 medios latinoamericanos. Según indica el sitio web, se trata de una “primera serie colaborativa que mapea el crecimiento del poder político evangélico y su agenda fundamentalista en América Latina alentada por la administración Trump.

Este proyecto millonario está destinado a denunciar todo intento de cuestionar la agenda de género, ocultar información y falsear datos. Se acusa a líderes católicos y evangélicos de poner en peligro la democracia por impulsar un movimiento contra los derechos reproductivos de las mujeres, la identidad de género y las personas LGBTI.

Si vamos a las paginas públicas de cada una de estas Fundaciones hay programas bajo el nombre de “Programa de Derechos de la Mujer” que declaran financiar  movimientos sociales que promuevan el poder de las mujeres, las personas LGBTQI y las personas no conformes con su género para tener voz y mediación en todos los aspectos de sus vidas”.

La misma página informa que, para alentar la equidad se envían recursos a medios de prensa y periodistas. Entre los beneficiarios figuran El País de Montevideo, El Tiempo de Colombia y La República de Chile.

Esto confirma que no podemos esperar que los grandes medios de prensa informen y no deformen. Se trata de hacer de la Ideología de género la nueva religión, y establecer en la agenda de los Estados una ideología que, además de ser un error antropológico es una flagrante injerencia puesto que el estado no tiene derecho de imponer una ideología sexual a sus ciudadanos.

Pero no solo la prensa y las Universidades dependen del aporte económico de los Mega magnates que imponen su agenda. Organizaciones como la ONU y sus dependencias más dilectas UNICEF y OMS dependen hace años de estos filántropos al extremo que se ha denunciado su “privatización”

En el mes de febrero la ONU subió a su página un llamado a denunciar a quien se muestre contrario a las políticas de género *. Alienta oficialmente la caza de brujas y adelanta que confecciona una lista negra al respecto.

En otro artículo colgado en su web llama a denunciar a católicos y evangelistas pro vida, por ser los enemigos declarados de la nueva agenda de género.

El presidente Joe Biden firmó no bien asumió un documento en el que sugiere a los países de la región a adoptar la agenda de género y establece que se implementaran multas y sanciones a los estados que no lo hagan.

Detrás de todo esto hay mucho dinero. Dinero que llega a manos llenas desde Fundaciones como la Open Society Foundations (OSF); la Fundación Ford con sede en New York y la Fundación OAK con sede en Ginebra.

Los filántropos tienen el mundo en sus manos y no podemos esperar más que una fuerte reacción de la sociedad civil para combatir esta amenaza global.

Ellos tienen el poder y financian “la policía del pensamiento” de la que hablaba Orwell

*https://www.ohchr.org/SP/Issues/SexualOrientationGender/Pages/GenderTheory

Compartir

Deje un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies